“El mal estado de la vía mató a mi hermano” Laureano Esmeral

Héctor Ramón Esmeral Ariza, de 72 años, falleció en la Clínica Santa Isabel, de Valledupar, tras haber caído en uno de los innumerables huecos que tiene la avenida Simón Bolívar, de esta capital.
El accidente se registró en la noche del pasado viernes 13 de noviembre, cuando el adulto mayor se movilizaba en una motocicleta en el tramo vial que del barrio Los Cortijos conduce a la glorieta El Pedazo de Acordeón, y no alcanzó a divisar el hoyo y terminó perdiendo el control del vehículo.
“Él iba despacio en una moto pequeña de la casa de mi madre a la de él… su edad no le permitía andar rápido ni hacer competencias; y cayó en un cráter de los que tiene esa carretera, se golpeó. Lo llevaron a la clínica, fue intervenido quirúrgicamente pero no respondió bien y murió”, contó su hermano Laureano Esmeral.
El cuerpo fue inspeccionado por personal de criminalística de la Policía de Tránsito y Transportes del Cesar, y luego fue trasladado a la morgue de Medicina Legal. Finalmente, lo sepultaron en medio de una ceremonia religiosa.
De la víctima se conoció que era oriundo de Barranquilla, residía en el barrio Garupal de Valledupar; deja una viuda, tres hijos y cuatro nietos.
“Ramón era un hombre de una vida muy sana, dedicado a la iglesia, a orarle al señor y no le hacia mal a nadie. Para todos siempre tenia una sonrisa y siempre estaba en disposición para hacer un favor. Es una pérdida muy dolorosa para nosotros como familia”, puntualizó su hermano menor
El mal estado de la malla vial es una queja recurrente de la comunidad vallenata, quienes incesantemente le exigen a la alcaldía municipal que sea reparada la malla vial o se adelanten actividades de reparcheo.

_