La selección Colombia de bowling ya entrenó en Valledupar ​

Como parte de su exigente preparación de cara a los compromisos del calendario internacional, la Selección Colombia de bowling realizó unas sesiones de entrenamiento en Valledupar, ciudad que se prepara para los XIX Juegos Bolivarianos 2022.

El escenario, que albergará a esta disciplina en la competición multideportiva más importante de la historia del Cesar, recibió a los seleccionados tricolor: Jaime González, Santiago Mejías y Manuel Otálora, en masculino, mientras que por las damas se contó con la presencia de la subcampeona mundial y primera en el ranking nacional, Juliana Franco, así como participación de Laura Plazas.

Junto al delegado técnico internacional (DTI) de la Confederación Suramericana de Bolos, Jorge Franco, y al entrenador de la selección Colombia, Ángel Otálora, los deportistas que integran la Selección Colombia cumplen su ciclo preparatorio pensando en competencias internacionales que incluye Juegos Mundiales, Juegos Suramericanos, campeonatos Panamericanos e Iberoamericanos y por supuesto los Juegos Bolivarianos Valledupar 2022.

Entre las características de la bolera de Valledupar se tiene que en su tecnología los pines se sostienen por hilo, a diferencia de las pistas mecánicas tradicionales, detalle técnico que lo convierte en un escenario que reúne las condiciones aptas para mejorar los promedios del torneo bolivariano, así también lo reconoció el bolichero Manuel Otálora.

“En Valledupar hemos quedado gratamente sorprendidos por este lugar, que además de bonito, es muy adecuado para la disputa de nuestro deporte. En estos días hemos comprobado que será ideal para todos los deportistas que estaremos en competencia en Valledupar 2022”, reconoció Otálora, una de las máximas figuras de Colombia, país anfitrión de los Juegos Bolivarianos.

“Estamos en Valledupar acompañando a los integrantes de la selección Colombia, revisando el escenario que servirá para los Juegos Bolivarianos, tomando como base la visita previa en funciones como DTI, además de esta inspección en la que hacemos las pruebas de campo respectivas que nos permiten creer que tendremos unas justas exitosas”, aseguró por su parte el delegado de la Confederación Suramericana de Bolos, Jorge Franco.

Franco agregó que en esta oportunidad se evaluó la bolera, para analizar la capacidad de los pines, además del comportamiento del sistema de anotación, elementos que, según el también gerente de la Federación Colombiana de Bolos, funcionan de manera óptima. El delegado técnico internacional indicó que por gestión compartida entre la federación y el Comité Olímpico Colombiano, la bolera de Valledupar fue dotada con una máquina de alta tecnología para efectuar el mantenimiento de las líneas, siendo está una de las acciones requeridas en la puesta a punto del escenario.