Falleció el actor Carlos ‘Gordo’ Benjumea

 

Carlos ‘Gordo’ Benjumea, uno de los actores más reconocidos e importantes de la televisión colombiana, falleció en las últimas horas.

Carlos Benjumea padecía problemas de salud de diabetes y debía estar en diálisis permanente.

Su legado es invaluable y por eso decía: “La actuación cierra y encierra todo, es un placer actuar. Ya me cuesta más trabajo, fueron mucho años de estar gastando zapatos en los escenarios. Pero hoy estoy halagado con lo que he hecho: drama, tragedia, comedia, farsa, teatro político. He caminado todos los caminos”.

Se lo comentó a EL TIEMPO hace cuatro años, cuando fue reconocido con el premio Víctor Nieto a Toda una Vida, del Festival de Cine de Cartagena.

Ese día, sus hijos, Paola, Luis Eduardo, Álvaro Fabián, Ernesto y Marcela, hablaron de su legado, de las enseñanzas que recibieron, de su quehacer en la televisión colombiana, donde fue desde aprendiz hasta propietario de una programadora (Coestrellas), para luego volver como un obrero más del mundo del espectáculo colombiano.

Su último personaje fue el de psicólogo en Un bandido honrado, en el 2019. En el 2016 y 2019 fue el abogado Hernando Cabal en la primera y segunda temporada de La ley del corazón, una caracterización pensada para él por la libretista Mónica Agudelo, creadora de esta historia.

También fue Nazario Restrepo, un campesino del Eje Cafetero en Allá te espero, y Julio Motoa en Escobar, el patrón del mal.

Benjumea había nacido en Bogotá, el 27 de enero de 1941. Se inició haciendo teatro y estudió en la Escuela Nacional de Arte Dramático. Divertido, contaba que el día del grado, cuando él y sus compañeros llegaron a la carrera 7.ª, en el centro de Bogotá, con el diploma en la mano, se miraron y se dijeron: “Ya somos actores, ahora ¿qué hacemos?”. Pues este querido Gordo hizo mucho.

El listado de producciones en las que participó fue grande: Amor en custodiaTiempo final; el Bebé Ismael Dueñas de Hasta que la plata nos separe, regalo de Fernando Gaitán para él; Un ángel llamado AzulIsabel me la velóAlicia en el país de las mercancíasLa madre, Fuego verde, Don CamiloRecordarás mi nombreAntón GarcíaVendavalLos Pérez somos así y Yo y tú, entre muchas otras.

Su nombre también brilló en el cine: Perder es cuestión de métodoBonaparte, investigador privadoPadre por accidenteEl inmigrante latinoEl taxista millonarioColombia connectionEsposos en vacaciones y El río de las tumbas.

Mientras, en teatro participó Diálogos prostáticosDoña Rosita la solteraNo me descubras, Cristóbal y El fantasma de Canterville.

Con Pacheco, su entrañable amigo, presentó Sabariedades, un programa de concursos y variedades que se hacía desde la Media Torta bogotana en directo.

Hoy, el gremio entero llora su partida. Y para Ómar Rincón, crítico de televisión, se fue “uno de esos que tenía estilo, voz, aura propia y hace parte de nuestra memoria nacional… ¡Gloria inmarcesible al Gordo, sonrisa eterna de recordarlo y admiración total por su obra…! ¡Qué personaje el Gordo! Sin él la tele nacional no sería la misma”. Tomado de ElTiempo