Minagricultura confirmó fiebre aftosa en Cesar

“Tenemos un desafío enorme que demanda la articulación de las instituciones del Estado y los propios ganaderos”, dijo el Secretario de Agricultura y Desarrollo Empresarial, Carlos Eduardo Campo Cuello, al referirse a la detección de brote de fiebre aftosa en el Cesar, más precisamente en un predio del municipio San Diego, al norte del Departamento.

El pronunciamiento fue hecho durante la rueda de prensa que presidió el ministro de Agricultura, Andrés Valencia Pinzón, en la que reveló detalles de la amenaza sanitaria al hato ganadero de la región y del país, así como los impactos en la economía.

Campo Cuello recomendó una labor coordinada entre el Ministerio, ICA, la Gobernación, los municipios, el Ejército y la Policía para adelantar las labores de vacunación, paralela a la de control al ingreso de ganado y carne de contrabando procedente de Venezuela.

El Ministro por su parte, anunció que de inmediato se pone en marcha el plan de acción para contrarrestar los efectos en el sector ganadero. En ese sentido manifestó que “el Instituto Colombiano Agropecuario-ICA- como resultado de las medidas de vigilancia y control establecidas en el país, y obrando de manera transparente, informó a la Organización Mundial de Sanidad Animal-OIE- la detección del virus en un predio constituido por 216 bovinos y 114 porcinos, de los cuales 35 enfermaron y 20 murieron.

Según el ICA, el nuevo foco guarda alta relación con los casos registrados en la zona de contención de los años 2017 y 2018 en los Departamentos de frontera que estuvieron asociados a ingresos irregulares de bovinos al territorio nacional.

Con la presencia de fiebre aftosa en Cesar, tres municipios entran en estado de cuarentena como son los de San Diego, Codazzi y La Paz, en los cuales se implementarán acciones de limpieza, desinfección y control. Adicionalmente, dijo el Ministro, que “como medida de control, el segundo ciclo de vacunación se adelantará con el fin de aumentar la protección en los animales y minimizar el riesgo de transmisión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *